La provincia de Alicante muta completamente su orografía y su apariencia a lo largo de su litoral. Desde las playas del sur, más llano y árido, hasta las zonas montañosas más al norte, la Costa Blanca es puro espectáculo. Esta parte del Mediterráneo, tiene un gran contraste y hay multitud de rincones que son un auténtico paraíso. A parte de sus numerosas playas y calas, con el mayor número de banderas azules de toda España, hay también varios parques naturales como el del Peñón de Ifach, el de la Serra Gelada y la Serra del Montgó y varios de senderos que recorren toda su costa. Así que tanto si buscáis un destino de playa, como de montaña y tener un contacto especial con la naturaleza, Alicante es vuestro lugar.